Periodoncia

Cuando hablamos de periodoncia, nos referimos al conjunto de tratamientos de enfermedades periodontales. Es decir, aquellas patologías que afectan a las encías y que constituyen la principal causa de pérdida de piezas dentales.

Las enfermedades periodontales más comunes son las gingivitis y la periodontitis. En Clínica Dental Noreña contamos con las últimas técnicas para tratarlas.

Pide tu cita

Enfermedades periodontales

La más común de estas afecciones es la gingivitis, una infección que hace que las encías se inflamen, se enrojezcan y sangren. Por suerte, puede ser reversible si tiene lugar una detección temprana del problema.

En el caso de que la gingivitis no sea tratada a tiempo, puede derivar en periodontitis. Esta infección, además de presentar los síntomas descritos de la gingivitis, penetra por debajo de la encía dando lugar a la formación de bolsas periodontales, atacando la raíz del diente y el hueso que sujeta la pieza dental.

En qué consiste la periodoncia

Ese tipo de patologías se genera cuando la placa bacteriana se endurece y se adhiere a las encías, dando lugar a la aparición del sarro. En estos casos, la eliminación resulta imposible a través del cepillado rutinario; por lo que se hace necesario realizar un tratamiento clínico de limpieza de encías por zonas y con anestesia.

De esta forma, conseguimos sanear la encía, evitando que la aparición desemboque en las enfermedades periodontales que hemos descrito más arriba, a la vez que conseguimos prevenir otras afecciones como la piorrea y acabar con problemas como el mal aliento. Además, este tipo de infecciones bajo la encía puede pasar a la sangre y llegar a afectar a otras partes del cuerpo.

Prevenir las enfermedades periodontales

Para prevenir la aparición de placa bacteriana y sus consecuencias para la salud, desde Clínica Dental Noreña recomendamos seguir siempre unas rutinas adecuadas de salud bucodental en los que se integren el cepillado, el uso de seda dental y de enjuagues.

Además, es importante saber que existen una serie de hábitos y circunstancias que pueden favorecer la formación del sarro, como el tabaquismo, el estrés, la diabetes, la ingesta de medicamentos -que pueden disminuir la producción de saliva, que actúa como agente higienizante- o los cambios hormonales de la mujer, que pueden hacer las encías más sensibles a las infecciones.

Como siempre, la prevención es la mejor aliada de tu salud bucodental. Esta prevención pasa por visitar a tu odontólogo con la frecuencia adecuada para detectar posibles problemas periodontales en su primera fase. Si quieres solicitar una cita, no dudes en contactar con nosotros.

Periodoncia - Clínica Dental Noreña